Uno de los recuerdos más entrañables que tengo de mi infancia, era pasear por la antigua lonja de Hondarribi, cojido de la mano de mi aita,en esos paseos veiamos descargar el pescado de los barcos , las subastas del pescado y como no y lo que nos ocupa hoy, a las rederas de Hondarribi, restaurando las redes, casi asta el infinito, aquellas mujeres eran y son aun el orgullo del pueblo, mujeres trabajadoras donde las haya, ayudaban a sus maridos a descargar el pescado y a meterlo en cajas, vendian el pescado en la Calle San Pedro de Hondarribi, cuidaban de sus maridos y en la más absoluta soledad, cuidaban y educaban a sus hijos, esas mismas mujeres que con el corazón en un puño, esperaban aparecer los barcos por detras del faro de Higer,esas mujeres tienen han tenido y tendran por siempre y para siempre todo mi respeto cariño y admiración, desde el sacapeces aqui esta este humilde omenaje

Anuncios