Un petrolero que ha permanecido encallado en un arrecife de Nueva Zelanda más de tres meses se ha fracturado en dos partes tras una fuerte tormenta, lo que ha desatado las alarmas en el país ante el peligro de una catástrofe medioambiental.

Anuncios